WE ARE VIRTUOSO.

You can add any content in the Side Area, including widgets, links, buttons, social icons, and other elements. Set an additional navigation throughout your site, or embed information that will be available to website visitors regardless of the page they are on.
Follow Us
Back to top
 

Lipedema, el síndrome de la grasa dolorosa

Cirugía estética - Consejos

Lipedema, el síndrome de la grasa dolorosa

El Lipedema es una afección crónica que aparece mayoritariamente en las mujeres. Básicamente, se caracteriza por la acumulación de grasa en la zona de las caderas y en ocasiones en la zona de los tobillos o pantorrillas.

Cada vez es más frecuente que a mi consulta acudan pacientes angustiados por un problema al que no pueden poner solución. Han notado como el volumen de sus caderas y piernas ha comenzado a aumentar por una aparente acumulación de grasa. Me comentan que no llevan una vida “desordenada” en cuanto a la alimentación se refiere y tampoco una vida excesivamente sedentaria.

Además esta acumulación de grasa, no solo es algo estético, han comenzado a sentir hipersensibilidad al dolor, un mayor cansancio y disminución de la flexibilidad.

Con estos síntomas, es probable que estemos ante una afección conocida como Lipedema o síndrome de la grasa dolorosa.

El Lipedema no es solo algo estético, también tiene un impacto psicológico. 

Además de tener un efecto estético, su impacto psicológico puede llegar a ser acusado. Como os he comentado, las personas que lo sufren suelen sentirse angustiadas al ver como su volumen aumenta y aunque cambien sus hábitos alimenticios, este no disminuye. Esto es así, que en ocasiones se han presentado casos de pacientes con anorexia y con lipedema.

En ocasiones muchos pacientes me dicen que la gente les dicen que si realmente hiciesen ejercicio o llevasen una alimentación saludable no estarían así, que algo deben estar haciendo mal, de ahí que en ocasiones se sientan frustrados y con la necesidad de encontrar una solución.

Sus causas pueden tener un alto contenido genético.

Como se puede intuir entonces, esta enfermedad en principio no tiene un origen en la alimentación. Recalco la expresión “en principio” porque aún no hay evidencias científicas que aclaren con total seguridad cual es su origen. Se cree que puede tener un alto componente genético, pero como os he dicho, aún no esta claro.

Personalmente, recomiendo el tratamiento con lipoláser.

Respecto a su tratamiento, no existe una medicación especifica para su erradicación, pero si técnicas quirúrgicas y no quirúrgicas que pueden mitigar sus efectos y mejorar en gran medida la calidad de vida de quien lo padece.

Generalmente, el tratamiento mas recomendado para esta afección es la liposucción. Con esta técnica quirúrgica, se eliminan los cúmulos de grasa localizada. Si se realiza un adecuado post-operatorio el problema se puede limitar en gran medida.

Personalmente recomiendo la liposucción mediante la técnica del lipoláser. Como sabéis, es una técnica muy segura y poco invasiva y gracias a ella se puede continuar llevando una vida normal a las pocas horas de realizarse la intervención.

Por otro lado, existen personas que son reacias a pasar por un quirófano por muy segura que sea la técnica. Para estos pacientes, existen una serie de tratamientos no quirúrgicos que también pueden ayudar a mitigar el problema del lipedema.

Algunos de estos tratamientos no quirúrgicos podrían ser los siguientes:

  • Drenaje linfático manual: Consiste en eliminación de liquido de zonas determinadas.
  • Mesoterapia: Consiste en la introducción de medicamentos antiinflamatorios en el tejido adiposo para tratar de mitigar la inflamación.
  • Indiba: Sistema de radiofrecuencia que facilita el drenaje.

El objetivo final, es que el paciente se sienta cómodo consigo mismo.

En conclusión, existen diferentes tratamientos para hacer frente a esta enfermedad. Una enfermedad, que como os he comentado no tiene solo un impacto estético sino también psicológico.

Como os he dicho en multitud de ocasiones, los tratamientos estéticos no pretenden alcanzar unos estándares de belleza determinados, sino que el paciente se sienta cómodo consigo mismo, incluso en ocasiones como en el caso del Lipedema, mitigar los efectos de una enfermedad.

Por ultimo os digo que si recientemente habéis notado un aumento en el volumen de las caderas o piernas sin causa aparente, no dudéis en ponerlo en conocimiento de vuestro especialista para que os realice un diagnóstico individualizado. Si se tratase de lipedema, cuanto antes nos enfrentemos a él, mejores podrán ser las soluciones y resultados.

Además, si se deja pasar el problema, este puede desencadenar en afecciones mayores relacionadas con la circulación incluso con enfermedades linfáticas.

Si crees que puedes sufrir Lipedema, tienes alguna duda sobre este u otro problema no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de los teléfonos 91 431 48 82 (en horario de mañana) o 91 591 36 97 (en horario de tardes).

¿Tienes alguna duda? Escríbeme en mis redes sociales o envíame un email a info@drluisvecilla.com

Please follow and like us: